¿Qué es un Hipotecante No Deudor?

📣 📣 Ser un hipotecante no deudor es mejor que ser un avalista de una vivienda en muchas ocasiones. Eso es así debido al menor riesgo
¿Qué necesitas saber?
¿Qué es un Hipotecante No Deudor?

El hipotecante no deudor es una figura desconocida por la mayoría de las personas que deciden ayudar a amigos o familiares en la compra de una vivienda nueva y que terminan por convertirse en los avalistas de sus viviendas.

Ser un hipotecante no deudor es mejor que ser un avalista de una vivienda en muchas ocasiones. Eso es así debido al menor riesgo que implica para la persona que pone en juego parte de su patrimonio en favor del comprador del nuevo inmueble. Si quieres averiguar que es un hipotecante no deudor y porque es mejor que ser un avalista quédate leyendo este artículo que te será de gran ayuda.

¿Cuál es el significado de hipotecante no deudor?

El hipotecante no deudor se puede definir como la persona que usar un inmueble de su propiedad como segunda garantía de un préstamo hipotecario que firma un tercero (como es lógico, la primera garantía es el propio piso que está comprando esta tercera persona).

La persona que desinteresada hipoteca su propiedad (habitualmente es solo una parte de su vivienda) como garantía adicional del préstamo contraído por su conocido (que normalmente son los familiares o amigos) para la compra de una vivienda. La primera persona no se convierte en deudor, puesto que en ningún momento recibe dinero del acreedor (el banco para el caso). Es el comprador del inmueble, como actuando como el firmante de la hipoteca principal, el que está en la obligación de devolver la cantidad adelantada por el banco (además de los intereses que se hayan acordado, los costes adicionales, etc.). Por la parte del hipotecante no deudor solo garantiza el pago de una cantidad determinada en caso de que el hipotecado principal no cumpla con sus obligaciones.

En la práctica, se trata de un solo préstamo hipotecario con una garantía doble: el inmueble comprado por los hipotecarios principales y el hipotecado por el hipotecante no deudor.

¿Es mejor ser avalista?

La ventaja principal que supone ser hipotecante no deudor frente a ser avalista es que el hipotecante no deudor reduce su responsabilidad al porcentaje hipotecado de su casa. Todo el patrimonio restante (el que tenga en el presente y el que tenga a futuro) no corre ningún riesgo, cosa que si ocurre en el caso del avalista (y además en el caso del avalista es una responsabilidad hereditaria).

Pese que solo haya sido hipotecada una parte de la propiedad sigue existiendo riesgo por parte del hipotecante no deudor. Eso es de ese modo debido a que en caso de impago por parte del comprador de la vivienda y que el hipotecante no deudor no dispusiera del dinero pertinente, el banco podría poner a subasta su propiedad entera.

Una de las tantas ventajas que tiene el hipotecante no deudor es el hecho de poder limitar el grado de responsabilidad mediante la limitación a una determinada cantidad de dinero (por ejemplo, dicha cantidad podría ascender a los 25000€ primeros euros de la hipoteca), a un porcentaje muy concreto del préstamo, a unos años determinados, etc. De esa forma cuando haya sido cubierta esa cantidad inicial, por parte del comprador del inmueble, el hipotecando no deudor quedaría liberado de toda la responsabilidad.

Como puedes observar, se trata de un riesgo limitado. Cosa que no sucede con el avalista, que debe responder mediante todos sus bienes si se da el caso de que el comprador de la vivienda no cumpla con sus obligaciones de pago. En adición, en caso de impago, la entidad bancaria puede llegar a exigir responsabilidades al avalista directamente antes que al deudor. Eso sucede porque se incluyen unas cláusulas en las que renuncian al beneficio de orden, división y excusión.

En la mayor parte de las ocasiones la garantía del hipotecante cubre un pequeño porcentaje del crédito hipotecario de la nueva vivienda. Por lo que el porcentaje hipotecado su propiedad es reducida. De hecho, esta fórmula es una formula muy usada para cubrir hipotecas del 100%, debido a que sin ella los bancos no suelen ofrecer más del 80% del valor del inmueble adquirido.

Según apuntan diferentes expertos, este riesgo controlado (la deuda se limita al inmueble hipotecado) convierta a la figura del hipotecando no deudor en una mucho más beneficiosa que la del avalista. No obstante, hay que ser de todas formas cauto, ya que en algunas ocasiones algunas entidades bancarias ofrecen hipotecas en las que la figura del hipotecante no deudor también acaba convirtiéndose en la del avalista, por lo que las ventajas acaban desapareciendo.

Desventajas del hipotecante no deudor

Hasta el momento hemos visto que la figura del hipotecante no deudor tiene muchas ventajas, no obstante, también tiene desventajas, que veremos a continuación. La principal desventaja que tiene es que el hipotecante no deudor está en la obligación de conservar el inmueble que actúa de garantí (y dicho inmueble debe estar libre de cargas). Por otro lado, deberá estar asegurado e incluir como beneficiario en la póliza a la entidad financiera.

Otro inconveniente es el coste añadido de tasar el inmueble e inscribirlo en Registro de la Propiedad (que son unos pasos imprescindibles para poder hipotecarlo), así como cancelarlo registralmente.

Además, el hecho de que tengamos un inmueble con carga también tiene algunas implicaciones como limitaciones a la hora de venderlo o de solicitar una nueva hipoteca (lo habitual es que en los dos casos tengamos que previamente cancelar la hipoteca contraída sobre él).

Esta especie de bloqueo de la propiedad hipotecada no existe en el caso de que alguien sea avalista. Porque, aunque ofrece como garantía de pago todos sus bienes presentes y futuros, no tiene que llegar a inscribir ninguno como garantía en el Registro de la Propiedad. Es por eso que puede disponer con total libertad de ellos.

Por otro lado, se debe tener presente que esta garantía aparece reflejada en el Cirbe (Centro de Información de Riesgos), por lo que, igual que en el caso del aval, puede limitar nuestra futura capacidad de crédito.

¿Qué ocurre si el deudor no paga?

En primer lugar, hay que tener muy claro que, en caso de impago de la hipoteca del inmueble principal, y pese que no sean titulares de la deuda, tanto el avalista como el hipotecante no deudor responderán frente al banco. En ambos casos.

Lo que ocurre en el caso de que finalmente el banco ejecute la hipoteca del inmueble del hipotecante no deudor o de que este tenga que encarar el pago pertinente para no perder su propiedad, este queda subrogado en las acciones que la entidad financiera pueda tener en contra del deudor.

@Quantgemfx

Summary
¿Qué es un Hipotecante No Deudor?
Article Name
¿Qué es un Hipotecante No Deudor?
Description
📣 📣 Ser un hipotecante no deudor es mejor que ser un avalista de una vivienda en muchas ocasiones. Eso es así debido al menor riesgo
Author
Publisher Name
QuantGemFX
Publisher Logo

La información en estas páginas contiene declaraciones a futuro que implican riesgos e incertidumbres. Los mercados e instrumentos perfilados en esta página son sólo para fines informativos y no deben de ninguna manera aparecer como una recomendación para comprar o vender estos valores. Usted debe hacer su propia investigación minuciosa antes de tomar cualquier decisión de inversión. QuantGemFX no garantiza de ninguna manera que esta información esté libre de errores, o incorrecciones materiales. Tampoco garantiza que esta información sea de naturaleza oportuna. Invertir en Forex implica un gran riesgo, incluyendo la pérdida de toda o parte de su inversión, así como angustia emocional. Todos los riesgos, pérdidas y costos asociados con la inversión, incluyendo la pérdida total del capital, son su responsabilidad.

Share on facebook
Facebook
Share on telegram
Telegram
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Invierte ahora desde 200€

Por tiempo limitado