El crecimiento económico

 

El predicador en Eclesiastés declara: ¡y nada hay nuevo debajo del sol!

El inmenso impacto devastador de la escala humana en el resto de la creación es verdaderamente algo nuevo bajo el sol. Y engrandece las consecuencias de la vanidad y la maldad.

El comunismo aspiraba a convertirse en el credo universal del siglo XX, pero una religión más flexible y seductora tuvo éxito donde este fracasó: el crecimiento económico. Capitalistas, nacionalistas, casi todos, comunistas incluidos; adoraban en este mismo altar porque el crecimiento económico disfrazó una cantidad grande de pecados. Indonesios y japoneses toleraron la corrupción con tal que durara el crecimiento económico. Rusos y europeos del este tuvieron que tolerar estados absurdos de vigilancia. Los estadounidenses y los brasileños aceptaron vastas desigualdades sociales. Males sociales, morales y ecológicos fueron tolerados por el mundo entero a cambio del crecimiento económico; de hecho, los  seguidores de esta fe propusieron que solo más crecimiento podría resolver tales males.

Continuar leyendo “El crecimiento económico”

Charlas de café sobre el ADN

Charlas de Café sobre el ADN

Sin ánimo de polemizar, que como dice mi amigo Daniel González, hoy la gente en general tiene la resistencia a las adversidades mermada y la sensibilidad demasiado a flor de piel, pero convencido como estoy de que la verdad ha de sustituir antes o después a los mitos más falsos que Judas, vengo a comentar brevemente lo que un amigo mío llamado Vicente (paisano mío y poco más desvelaré ya que odia las redes), profesor de antropología en una Universidad de EEUU y su compañero Blyke, vienen investigando sobre la población española desde el siglo VI.

Lejos de andar por terrenos baldíos o descampados a plenos sol, cepillando restos etc. cuál fue mi sorpresa cuando todo lo que hacía él y su colega eran ‘barridos verticales’ de la población actual de la península. Empezaban por un pueblo de Asturias, seleccionaban una población y hacían una extracción de sangre. Y así hasta llegar a la provincia de Huelva, Sevilla, Cádiz, etc. Hace casi 10 años yo le preguntaba incrédulo qué era lo que deducían de ahí y él me hablaba de haplogrupos IR no sé cuantos y demás terminología que me sonaba a chino mandarín y cantonés.

Continuar leyendo “Charlas de café sobre el ADN”

La marea del flotante – Como gestionamos el Drawdown

 

Es habitual para un inversor poco versado en mercados financieros en general que no le sea precisamente fácil entender los extractos del bróker o el beneficio que va obteniendo tal y como viene reflejado en la plataforma de la entidad intermediaria.

 

Bien, en primer lugar, debemos olvidarnos de vigilar un solo factor en nuestra inversión. No se trata de ver solo el capital inicial y observar cuánto se va acumulando o cuando va descendiendo en caso de pérdidas. No, si solo nos fijamos en eso no seremos inversores digamos lo suficientemente despiertos e informados.

Continuar leyendo “La marea del flotante – Como gestionamos el Drawdown”

Le villain du jour – Historia de la economía mundial

 

Este artículo es escrito con la certeza de que no se puede entender la economía mundial de hoy, o incluso el mundo en general, sin entender la historia que la produjo. La globalización contemporánea, y sus consecuencias económicas y políticas, no vienen de la nada, sino de un proceso mundial de desarrollo económico desigual que se ha estado gestando durante siglos, si no durante milenios.

Debo recalcar, la historia permite que conozcamos el pasado para entender el presente y proyectarnos al futuro con lecciones aprendidas y retos por lograr.

Estamos viviendo en tiempos anormales. El orden liberal global se encuentra en un avanzado estado de crisis. Y el mundo cambia rápidamente de una realidad unipolar a una multipolar, el sistema internacional mismo está expuesto a una profunda inestabilidad. Si la situación no se maneja con extremo cuidado, la posibilidad de un colapso importante es real. La pregunta es si nuestros líderes mundiales son capaces de comprender completamente lo que está sucediendo en tiempo real y pueden reunir la acción colectiva para establecer nuevas reglas del camino a seguir. Esperamos que esto no sea cuestión de voluntades.

El surgimiento del mundo unipolar llego a partir del colapso de la Unión Soviética, el mundo unipolar es la imposición del sistema capitalista sobre todo el mundo y su representante principal es Estados Unidos quien impuso su poder por encima de cualquier ley, organización o derechos que pudiera haber tomado en cuenta. Los problemas que surgen en el mundo unipolar empiezan por la decadencia de la ONU por diferentes situaciones como falta de solvencia económica, pero más que eso la falta de carácter al tener una actitud doble de la organización que se supone debe de imponer su fuerza en las decisiones de interés mundial. Además de ello también se enfrentó al problema de que las nuevas potencias como Japón, India o Brasil reclamaran formar parte de la dirección de esta misma ONU.

Si vamos a sobrevivir a la transición geopolítica global, debemos aceptar que la era de la hegemonía estadounidense ha terminado. Entonces, el mundo está cambiando a un nuevo orden multipolar con los Estados Unidos y China en su centro. Se debe establecer nuevas reglas del juego, unas que sean más inclusivas, representativas y legítimas. ¿Porque?, porque así lo dicta nuestra amiga la Historia, simple y sencillamente.

Estamos comprometidos con el mercado de las democracias y los principios subyacentes en los que se basan, sin embargo, debemos aprender a comprometer y dar cabida a sistemas de valores múltiples. Sistemas que promuevan el crecimiento económico inclusivo y sostenible, empleo pleno y productivo, y trabajo decente para todos.

El crecimiento es inclusivo, cuando se produce en sectores económicos donde trabajan los pobres (ej. la agricultura); cuando ocurre en los lugares donde viven los pobres (ej. áreas subdesarrolladas con pocos recursos); cuando utiliza factores de producción que poseen los pobres (ej. mano de obra poco cualificada); y cuando reduce los precios de los bienes de consumo que consumen los pobres (ej. alimentos, combustible y ropa). En otras palabras, el crecimiento económico no es sólo la expansión de las economías nacionales, sino también asegurar que llega a las personas más vulnerables. La igualdad de oportunidades y participación de todos en el crecimiento son las auténticas bases del crecimiento inclusivo.

También tendrá que haber oportunidades laborales para toda la población en edad de trabajar, con condiciones de trabajo decentes. Para conseguir el desarrollo económico sostenible, las sociedades deberán crear las condiciones necesarias para que las personas accedan a empleos de calidad, estimulando la economía sin dañar el medio ambiente.

Colocar la creación de empleos en el corazón de la elaboración de las políticas económicas y de los planes de desarrollo, no sólo permitirá crear oportunidades de trabajo decente, sino también un crecimiento más sólido e inclusivo que permitirá reducir las desigualdades. Es un círculo virtuoso que beneficia tanto a las economías como a la población y es un motor del crecimiento sostenible.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos se propusieron construir un orden económico mundial basado en normas. En el corazón de ese orden, puso los valores liberales del libre comercio y el estado de derecho.

Hoy en día, ese orden está bajo amenaza. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha rechazado la idea de que todas las economías del mundo se benefician cuando cumplen con las reglas. En cambio, ha decidido que poner “América primero” significa retirarse de tratos supuestamente malos, en los que él cree que se basa el sistema. Hasta ahora, Trump no ha podido seguir con sus ideas más destructivas. Pero el daño ya comenzó a mostrarse. Su administración ha obstaculizado la Organización Mundial del Comercio, alentado a China y otros regímenes autocráticos a apoyarse en sus vecinos más pequeños por su lealtad económica, socavar acuerdos sobre evasión fiscal y cambio climático, e incluso empujó a los principales aliados de Estados Unidos a negociar ofertas de libre comercio sin su mismo pais.

Si Estados Unidos continúa su retirada del liderazgo económico, impondrá un serio trauma al resto del mundo y a sí mismo. A menos que la administración Trump opte por lanzar propuestas comerciales razonables y creativas, si es capaz, el comercio global está en serios problemas. Un retiro sostenido de los EE. UU inevitablemente hará que el crecimiento económico sea más lento y menos cierto. El desorden resultante hará que el bienestar económico de las personas en todo el mundo sea más vulnerable a la depredación política y el conflicto de lo que ha sido en décadas.

Una de las grandes lecciones de la historia económica es que la intimidación es mala para la prosperidad. Las buenas instituciones -el estado de derecho, los derechos de propiedad claros, los medios de intercambio estables, la recaudación eficiente de impuestos, la provisión de bienes públicos, el control de la corrupción oficial- son los requisitos fundamentales para un crecimiento económico sostenido. Los beneficios de tales instituciones no deberían ser ignorados. No conducen inexorablemente a la prosperidad o la libertad democrática. Pero sin ellos, el ahorro y la inversión a largo plazo, que forman la columna vertebral del crecimiento, no pueden mantenerse.

No hay duda, el siguiente orden será más complejo y más precario, pero ese es el mundo nuevo y valiente que enfrentamos.

Economía + Ecología = Equidad

 

68 años hace que un hombre sabio y visionario, el biólogo y conservacionista de Wisconsin, USA Aldo Leopold, pidió “una interpretación ecológica de la historia”, con lo que quiso decir, como utilizar las ideas y la investigación del emergente campo de la ecología para ayudar a explicar por qué el pasado se desarrolló como lo hizo. En ese entonces la ecología todavía estaba en su infancia científica, pero su promesa era brillante y la necesidad de sus ideas comenzaba a ser evidente para un número creciente de líderes en ciencia, política y sociedad.

Continuar leyendo “Economía + Ecología = Equidad”

En busca de un nuevo orden mundial

El periodo denominado “Los años dorados” fue entre 1950 y 1973. Se trató de un rápido crecimiento en la economía de los Estados Unidos de América durante más de dos décadas. Lo mismo ocurrió con las economías de Europa y Japón, que también gozaron de tasas muy altas de crecimiento.

Los países avanzados del mundo impulsaron un auge de las materias primas que beneficio a los países ricos en recursos naturales, como los ricos en petróleo en el Medio Oriente, así como las naciones industrializadas de Asia Oriental, es decir, Singapur, Tailandia, China, etc.

Continuar leyendo “En busca de un nuevo orden mundial”

Ventajas de las inversiones cuantitativas

España siempre fue un país en acoger ciertas tendencias con bastante demora con respecto a otros países y el trading no iba a ser una excepción.

Aprovechando el boom de Internet en EE.UU. y de las tecnologías derivadas, empezó a coger una fuerza inusitada la realización de pequeñas operaciones con productos derivados por parte de individuos que hasta entonces poco o nada habían tenido que ver con el mundo financiero. A principio de este siglo dicha irrupción en las finanzas de pequeños traders, que se jugaban sus ahorros y su patrimonio, se hizo global.

Continuar leyendo “Ventajas de las inversiones cuantitativas”

No hay Santo Grial

Los caballeros medievales que regresaban de las Cruzadas, imbuidos de una sensación de final de los tiempos, se afanaron por hallar a lo largo de toda Europa la copa que se suponía había utilizado Jesús en la última cena, el Santo Grial. Para los Templarios y muchos otros, su simple búsqueda ya suponía aliviar los sinsabores de una existencia entonces violenta y preñada de supersticiones absurdas. Depositar sus expectativas vitales en alguien o algo sobrenatural de carácter salvífico era casi una necesidad en tiempos tan duros.

Continuar leyendo “No hay Santo Grial”

Mi relación con Newton

98881129 newton grafico 2

          

      Aquel verano del 80 no prometía ser menos anodino que los anteriores. Llegado el mes de julio la mitad de mis amigos ya habían hecho peregrinación a la meca playera a rendir culto al rey Sol huyendo de los rigores estivales de Badajoz. Menos mal que aún no había llegado el tórrido agosto, cuando ni las lagartijas, con las que me entretenía empalando y metiendo en alcohol, se atrevían siquiera a asomar sus cabecitas por aquel infierno redomado. Al menos aún era julio y mi amigo Jose quedaba conmigo todas las tardes para ir a un bar donde por 5 duros pasábamos las tardes matando marcianitos y probando nuestras escasas habilidades con el Comecocos, aunque yo sabía que en realidad ese juego se llamaba Pac-Man gracias a mi profesor de inglés del colegio, al que apodamos el Morgan, que siempre decía que había vivido en Las Vegas y tenía “mucho mundo que contar”. Y sí, como era de prever, los receptores de aquellas historias de casinos y vaqueros ludópatas  éramos sus alumnos de 5º de EGB a falta de mejor audiencia. Yo por aquel entonces no sabía qué significaba aquello ni por dónde demonios caían Las Vegas, que por el nombre imaginaba que debía estar algo más allá de Badajoz, pero repetía aquella retahíla para darme un aire cosmopolita, que a la legua se notaba falso, como si fuera la frase más ingeniosa que hubiera escuchado nunca.

Continuar leyendo “Mi relación con Newton”